Fría mañana de enero

Salgo del gimnasio, siete y media de la mañana, la noche aún reina sobre el cielo. Hace frío, voy cubierta hasta las cejas. La calle solo está alumbrada por la tenue luz de farolas diseminadas por la acera. Cruzo la calle por medio de la calzada. Aún la mayoría de los coches duermen helados a los lados de la carretera. Se oye el silencio de una cuidad aún adormecida. El suelo está seco. Unos pocos madrugadores nos aventuramos en la oscuridad. Todo permanece estático, como si mirase a través de un cuadro o una fotografía. Mas estoy allí, es realidad.

Miro al cielo al trasluz de una farola. Nieva. Pequeños trémulos copos se ciernen lentamente sobre mí como estrellas atraídas por la gravedad del suelo. Sigue leyendo

Un año en palabras

Parece mentira lo corto que se hace un año y sin embargo la cantidad de cosas que pueden pasar en este, cuantas páginas pudiera escribir uno. Cuantos instantes se pasan a lo largo de año de vida. Cuántos aspectos se viven, y aunque no podrían escribirse todos, al menos dejo aquí algunas palabras que evocan todos esos momentos; algunos universales, otros compartidos, algunos individuales. Casi todos emociones, sentidos de este año de vida percibidos. Palabras de un año vivido.

Alegría, melancolía, drama, sonrisas, comedia, absurdos, chistes, casualidades, agridulces, buenos olores, nervios, ilusiones, obstáculos, carcajadas, superaciones; sollozos, abrazos, besos, riñas, guiños, comprensión, conversaciones, orgasmos. Relaciones, borracheras, locuras, lealtad, celebraciones, amistad, Sigue leyendo