En el último lugar

En el ultimo lugar

images begin-again-uk-trailer-11739-large1189783575_f

Anuncios

Graduada de la vida

Hace tiempo escribí este texto. Y ahora , época en que todos conocemos a alguien que está acabando la carrera, que tiene su graduación, la mía misma la semana que viene… me ha venido a la memoria este texto, y creo que para esta época es adecuado 🙂 .

(Graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. No hace falta decir todo lo que esto supone para mí. Haber acabado lo que un día fue para mí un sueño. He aprendido muchísimo, he descubierto ámbitos y perspectivas que jamás pensé que habría. Sé que puedo ayudar en la gente y hacer por su salud mucho más de lo que se puede suponer. Que puedo hacer que la gente se sienta mejor, que confíe más en sí mismo, tratar sus patologías, y sobre todo prevenirlas, hacer que la gente sea proactiva en el cuidado de sí mismo y su salud sin esperar a que otro le solucione, en esta sociedad del tratamiento. Además, el máster de nutrición trata de complementar esa visión, y poder investigar y entrenar o fomentar a que a gente hace actividad física para que esté más sana, se sienta mejor, sea más feliz). 
Pero esto no es de lo que realmente quería hablar, porque quiero aprender otras lecciones, ser graduada de la vida.

Quiero graduarme de la vida. Quiero cursar la asignatura de vivir, y no me conformo con asistir a clase, quiero participar, involucrarme.

Educarme entre tus besos, tus abrazos, aunque a veces intangibles, tú mi primera maestra, mi primera palabra. Aprender qué es ser una familia, qué es ser uno mismo, a afrontar los suspensos en la vida, y a disfrutar de las buenas notas. Y sobre todo a luchar por ellas, estar satisfecha de haberlo hecho lo mejor posible, independientemente de la nota.

Pasar el examen de cada herida y quedarme con la lección de cada día, pues todos los días se va uno a la cama con algo nuevo aprendido, a la cama no te irás sin aprender algo más. No olvidarme de hacer las tareas, aprender a multiplicar mis sonrisas y dividir mis miedos, despejar la X que somos en esta ecuación de la vida. Fraccionar los problemas, hacer exponencial mis virtudes. Conjugar el verbo ser y no el tener. Escribir nuestra historia como una de las mejores historias de la literatura. Entender la vida a bersos, comerme menos la cabeza y más el mundo. Aprender el idioma de las relaciones.

Sigue leyendo

Las Leyes de Mery: compartida la vida es más

Las leyes de Mery compartida la vida es más tw

Cada vez mencionamos menos las cosas, pensando que pueden acabarse, no vayamos a habar muy alto, o por miedo a que se cumplan nuestros miedos, tal y como enuncia la Ley de Murphy. Pero considero que esto no está sino muy lejos de la realidad. Considero que la vida compartida es más. Más intensa, más colorida, más emocionante, más. Es unir historias, ampliar el libro de la vida, sus tramas, enredos, sentimientos y alegrías. Además, si escoges o llegan a ti los personajes adecuados puede que tu historia sea una aventura mucho más emocionante de lo que jamás imaginaste. Por lo tanto comparte la vida. Sigue leyendo

Las Leyes de Mery

Hace tiempo que tuve esta idea, y por fin hoy, inauguro esta nueva sección de: “Las Leyes de Mery”. Se me ocurrió cuando hace unas semanas encontré un calendario con las Leyes de Murphy y me puse a recordar sus frases.

Sin embargo, decidí que iba a hacer mis propias leyes, unas que se adecuaran más a cómo quiero vivir mi vida, las leyes que quiero que rijan mis días. Porque, ¡qué coño!, yo creo que si algo puede salir bien, saldrá bien; que vida sólo hay una y es la que hay que vivir, disfrutarla al máximo, bebérsela gota a gota, maravillarse con cada latido, que la vida no se mide por las veces que respiras sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento. Que las cosas más pequeñas de la vida, los detalles, los matices, son las cosas más grandes de esta vida. Que cada persona que pasa por nuestra vida es única, que siempre deja un poco de sí en nosotros y se lleva algo nuestro. Parto con la hipótesis nula de que todo el mundo merece la pena. Que nuestras huellas dactilares no se borran de las vidas que tocamos.

Que si te caes te levantas; que aunque llueva, el sol siempre está tras las nubes y siempre acaba saliendo; si no  puede aparecer el arcoiris. Que una persona que se cae y se levanta es más fuerte que la que nunca se ha caído. Que mis lágrimas siempre pueden encontrar cobijo en tu sonrisa, mi tristeza en tus abrazos. Que quizás no se trate de un final feliz, sino que quizás se trate de la propia historia. Sigue leyendo

Amigos invisibles

Invisible: que no se puede ver.

Amistad: Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

La amistad sí, sí es invisible. Pero como todo lo importante en la vida, hay cosas que sino cierras bien los ojos no se ven. Siempre seguiré pensando que lo esencial es indivisible a los ojos. Porque en una amistad, el tiempo vivido, la complicidad, las heridas compartidas… no se ven. Pero no hay nada que se sienta y alegre más a uno que una amistad sincera, en la que se esté en las buenas y en las malas. Aquellas amistades que te quieren y te apoyan más aún cuando menos lo mereces, porque saben que es cuando más lo necesitas. No huyen de la tormenta sino que salen contigo para cantar bajo la lluvia.

Sigue leyendo