Me dueles

Me dueles como cada nota de esa canción que escucho y me recuerda a momentos alegres contigo en los que sonaban. Momentos caducados con una banda sonora que aún perdura.

Me dueles como lo hacen los abrazos rotos, los silencios sordos de esta soledad.

Me dueles como las sonrisas de mentira que se muestran porque piensen que no estas mal.

Como las lágrimas que escondes y sólo muestras a la luna cada noche en las sombras de la penumbra de tu habitación.

Como lo hacen los sueños que naufragan sin llegar a playas que no tienen mar.

Como pájaros sin alas que ya no vuelan porque se conforman con la jaula de su libertad enmascarada de que pueden elegir cómo morirán.

Me dueles como las costuras de un tiempo que ya no volverá.

Como las versiones que fueron mejores pero que agotadas ya no venden más.

Como las miradas apagadas en las que la luz ya no brilla ya.

Me dueles como un pasado enterrado al que sólo puedo llevar flores.

Como lo que es pero no era y que ya nunca será igual.

A oídos sordos palabras muertas

Quisiera poder contarte

que ya no soy la niña temerosa

que se escondía en las noches de tormenta

que ya no necesita muletas

puedo andar sin mirar sobre la cuerda

Quisiera poder contarte

que vuelve a tener su enorme sonrisa mi mirada

que hasta la boca por plagio le ha puesto una demanda

que se ha vuelto a encender en mi mirada

dos bombillas sin obsolescencia programada

Quisiera  poder contarte

que vuelvo a ser la misma princesa

que siempre su vieja maleta lleva

llena de alegría, ilusiones y sorpresas

de tren en tren a cuestas

Quisiera poder contarte

que vuelvo a poder quererme

que mi persona a ser segura se siente

que el mundo quiere comerse

y que sueña cuando no duerme

Quisiera poder contarte…

pero a oídos sordos

palabras muertas

¡Música por favor!

Qué decir de la música. O mejor qué no decir. Compañera infatigable del camino. Presente en casi todos los momentos de la vida. Ya sólo pronunciar su nombre es música para mis oídos. Música de todos los colores, de todos los tipos. Presente en todas las culturas, música para todos los gustos, incluso el ruido. Música que es arte, fast music (como llamo a la comercial; de consumo rápido, y recambio en semanas), clásica, funky, jazz, tango… la expresión del alma en un idioma universal que expresado en el cuerpo es la danza. ¿Qué haríamos en un mundo sin música?. En un día que entre otros cientos de cosas compartimos música. O canciones, el formato de intercambio de la música.

Sigue leyendo

Graduada de la vida

Hace tiempo escribí este texto. Y ahora , época en que todos conocemos a alguien que está acabando la carrera, que tiene su graduación, la mía misma la semana que viene… me ha venido a la memoria este texto, y creo que para esta época es adecuado 🙂 .

(Graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. No hace falta decir todo lo que esto supone para mí. Haber acabado lo que un día fue para mí un sueño. He aprendido muchísimo, he descubierto ámbitos y perspectivas que jamás pensé que habría. Sé que puedo ayudar en la gente y hacer por su salud mucho más de lo que se puede suponer. Que puedo hacer que la gente se sienta mejor, que confíe más en sí mismo, tratar sus patologías, y sobre todo prevenirlas, hacer que la gente sea proactiva en el cuidado de sí mismo y su salud sin esperar a que otro le solucione, en esta sociedad del tratamiento. Además, el máster de nutrición trata de complementar esa visión, y poder investigar y entrenar o fomentar a que a gente hace actividad física para que esté más sana, se sienta mejor, sea más feliz). 
Pero esto no es de lo que realmente quería hablar, porque quiero aprender otras lecciones, ser graduada de la vida.

Quiero graduarme de la vida. Quiero cursar la asignatura de vivir, y no me conformo con asistir a clase, quiero participar, involucrarme.

Educarme entre tus besos, tus abrazos, aunque a veces intangibles, tú mi primera maestra, mi primera palabra. Aprender qué es ser una familia, qué es ser uno mismo, a afrontar los suspensos en la vida, y a disfrutar de las buenas notas. Y sobre todo a luchar por ellas, estar satisfecha de haberlo hecho lo mejor posible, independientemente de la nota.

Pasar el examen de cada herida y quedarme con la lección de cada día, pues todos los días se va uno a la cama con algo nuevo aprendido, a la cama no te irás sin aprender algo más. No olvidarme de hacer las tareas, aprender a multiplicar mis sonrisas y dividir mis miedos, despejar la X que somos en esta ecuación de la vida. Fraccionar los problemas, hacer exponencial mis virtudes. Conjugar el verbo ser y no el tener. Escribir nuestra historia como una de las mejores historias de la literatura. Entender la vida a bersos, comerme menos la cabeza y más el mundo. Aprender el idioma de las relaciones.

Sigue leyendo